#Peru| Así respondió candidata ante pregunta sobre misses transexuales

Miss Loreto, una de las cinco finalistas del concurso de belleza, fue consultada por Magdyel Ugaz sobre su postura ante la presencia de candidatas transexuales en el Miss Universo

La final del Miss Universo 2018, que se celebrará en diciembre próximo en Tailandia, incluirá por primera vez a una participante transexual (la española Angela Ponce). Ante ello, durante la ceremonia de elección de la nueva Miss Perú, la ronda de preguntas incluyó un cuestionamiento respecto de este tema.

La actriz Magyel Ugaz, integrante del jurado del Miss Perú 2019, fue la encargada de hacerle la pregunta a Lucía Arellano, representante de Loreto, quien manifestó su apertura hacia la inclusión de estas mujeres.

“Yo opino que todas las mujeres tenemos derecho a representar a nuestro país si así lo queremos. Yo estoy de acuerdo con que estas mujeres participen. No por el hecho de que tener diferente orientación sexual quiere decir que no se sientan como una. Yo soy vocera de una comunidad LGBT, he crecido con ellos y me siento familiariza y estoy de acuerdo en que participen en un concurso internacional”, expresó la joven.

Durante la rueda de preguntas, las cinco finalistas del certamen debieron responder un variado cuestionario. Además del tema de la presencia de transexuales en los concursos de bellezas, el jurado interrogó a las aspirantes a la corona sobre corrupción en el Perú, migración, feminicidios y relaciones internacionales de países.

La corona del Miss Perú 2019, finalmente, recayó en Miss Libertad: Anyella Grados.

#España| La Complutense lanza el primer máster en estudios LGTBIQ+

El Consejo de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha aprobado la propuesta de creación del Máster Oficial en Estudios LGBTIQ+, una iniciativa impulsada desde la Delegación del Rector para Diversidad y Medio Ambiente y pionera no solo en España sino en países de habla hispana.

Con esta aprobación, la UCM ha iniciado la tramitación oficial de la nueva titulación, que será remitida a la Fundación para el Conocimiento madri+d para su proceso de acreditación. El objetivo es ofertar el máster para el curso académico 2019-2020.

En un comunicado, han destacado quehasta el momento no existía un máster especializado en este ámbito pese a que estos estudios “constituyen un área de gran relevancia en las sociedades contemporáneas”. “Hasta ahora, su importancia ha sido especialmente significativa en el mundo anglosajón, tanto en términos académicos como profesionales”, han señalado.

Contenido del máster

Los contenidos del nuevo título de la Universidad Complutense incluyen la construcción histórica, social y educativa de las diversidades sexogenéricas; los fundamentos teóricos de los estudios LGBTIQ+; estudios y políticas trans; movimientos sociales LGBTIQ; teorías y pedagogías queer; gestión de la diversidad sexual e identidad de género en las organizaciones; y la perspectiva LGBTIQ+ en el ámbito artístico y cultural.

Los estudios LGBTIQ+ incluyen los estudios gays y los queer, que han puesto en cuestión el modelo binario y/o una identidad/orientación de género/sexual única, y han dado visibilidad y reconocimiento a toda la diversidad: personas de género fluido, género no definido, sexualidades alternativas, disidentes y diversidades sexualidades e identidades de género y comunidades relacionadas.

Se trata del máster másinterfacultativo de la Universidad Complutense, ya que cuenta con la colaboración de nueve facultadesComplutenses: Trabajo Social (sede de la titulación), Educación-Centro de Formación del Profesorado, Psicología, Ciencias de la Información, Ciencias Políticas y Sociología, Filología, Filosofía, Geografía e Historia y Bellas Artes.

Un título multidisciplinario

“Tendrá, por tanto, un muy marcadocarácter multidisciplinar, lo que garantizará un profundo conocimiento de los fundamentos de los estudios LGBTIQ+ y sus aplicaciones a los diversos ámbitos profesionales”, han destacado desde la universidad.

La estructura del Máster está pensada no solo para iniciar al estudiante en la investigación universitaria (incluyendo su posible incorporación al doctorado) sino también para proporcionar una formación que tiene en cuenta los diversos aspectos de la empleabilidad en perspectiva LGBTIQ+.

“Son variados los ámbitos profesionales que podrán beneficiarse de la especialización a través de este Máster: Educación, Filología, Trabajo Social, Sociología, Cultura, Arte y un largo etcétera”, han explicado desde la UCM. En este sentido, han asegurado que el título permitirá a sus alumnos “incrementar su empleabilidad, ya que se trata de un ámbito con atractivas perspectivas en el mercado de trabajo” y que prueba de ello es la experiencia en países con tradición en estos estudios.

#Chile| Más de 220 mil personas en Chile se declaran homosexuales

En la última década el reconocimiento social y la demanda de derechos para los grupos de diversidad sexual han generado la dictación de varias leyes. Como la que protege ante discriminación arbitraria por orientación sexual e identidad de género, conocida como Ley Zamudio, de 2012. También con el Acuerdo de Unión Civil (AUC), de 2015, que regula la vida afectiva en común de dos personas del mismo o de distinto sexo.

Sin embargo, el país siempre ha carecido de cifras oficiales que determinen con rigurosidad a cuánto asciende la población homosexual. En 2015, la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen), por primera vez incorporó dos preguntas sobre orientación sexual e identidad de género. Dirigida a personas de 18 años o más, la pregunta “r21” consultaba: “¿Cuál de estas alternativas define mejor su orientación sexual?: heterosexual (atracción hacia el sexo opuesto), gay/lesbiana (atracción hacia el mismo sexo) y bisexual (atracción hacia ambos sexos)”. La pregunta siguiente decía: “En cuanto a su género, ¿usted se identifica cómo? Masculino, femenino u otro”.

Los resultados mostraron que el 98,51% se declaró heterosexual, el 1,04% gay/lesbiana, el 0,37% bisexual, mientras que la categoría “otra” llegó a 0,02%.

Los nuevos datos de Casen 2017, de acuerdo a cálculos elaborados por Pulso, revelan que 221.796 personas (1,54% de la población) se declara gay o lesbiana en Chile, 75 mil más que en el sondeo de 2015. Otros 48.127 (0,33%) encuestados se definieron como bisexuales y otros 15.895 (0,11%) en la categoría “otra”. Es decir, cerca del 2% de los habitantes del país mayores de edad se reconocen parte de la diversidad sexual y de género y no se definen heterosexuales.

En cuanto a la identidad de género, el 3,7% de los hombres (sexo biológico) se identifica con el género femenino, mientras el 2% de las mujeres declaró una identidad masculina.
En 2015, el total de diversidad sexual fue 1,54%, aumentando a 1,98% para 2017. “Un alza pequeña, en la que quizás ciertas discusiones sociales que se dieron en temas como el Acuerdo de Unión Civil pueden haber influido en que cada persona puede declararse como diversa”, explica Alemka Tomicic, codirectora del Centro de Estudios en Psicología Clínica y Psicoterapia de la U. Diego Portales (Cepps-UDP).

La categoría “otra” en la medición anterior fue 0,02% (3.354) y en la actual, 0,11% (15.895). Un alza, explica Tomicic, que puede corresponder a la categoría questioning, que encuestas en otros países incluyen. “No se le puede pedir a Casen esa precisión, pero corresponde a personas que no tienen claridad, que se están preguntando sobre su identidad o están en el proceso de identificación, o que es algo para sí mismos”, señala.

Visibilidad

Hasta hoy la información sobre representatividad sexual y de género en población en Chile era escasa. En 1998, la Encuesta Nacional de Comportamiento Sexual, Conasida, hablaba que 0,3% de los hombres y 0,1% de las mujeres se reconocía homosexual. El año pasado, la VIII Encuesta Nacional del Instituto Nacional de la Juventud reveló que entre los 15 y 29 años, el 2,2% se declaró homosexual, el 1,6% bisexual y el 1,6% en exploración, mientras que 11,3% no respondió y el 82,9% dijo ser heterosexual. Pero las cifras solo consideran a un grupo específico.

El Censo 2012 incluyó la pregunta sobre convivientes del mismo sexo, que llegó al 0,36% de los hogares, pero el censo fue desestimado.

Conocer ese dato es relevante “para saber a cuántas personas van a impactar las políticas públicas que las organizaciones y la sociedad está impulsando”, dice Óscar Rementería, vocero del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh). Contar con números reales, añade, es un respaldo para exigir más y mejores políticas públicas.

En la medida en que hay más datos disponibles, señala Claudio Martínez, director del Cepps-UDP, es más débil el argumento de que la diversidad sexual y de género, y sus problemas asociados a salud mental, como por ejemplo el suicidio, es un problema marginal respecto de otros. “Estas cifras permiten proyectarlas en el diseño de políticas públicas que no solo visibilicen el problema, sino que lo aborden con recursos para mejorar los sistemas de atención, la oferta de atención psicológica, los programas de educación escolar, el acompañamiento familiar, etc.”.

Para Caterine Galaz, coordinadora del Núcleo de Estudios Críticos de la Diversidad de la U. de Chile, es lo que da existencia a este colectivo. “En Chile, cuando las cosas no se ven, no son tema o un asunto público, y es importante saber qué parte de la ciudadanía declara una orientación sexual diferente a la heterosexual”.

Los estudios, como en EE.UU., estiman que son un 4% de la población, explica Tomicic. Los actuales datos, dice, son relevantes, por dar cuenta de que hay un porcentaje importante de población que reconoce en una encuesta que tiene una opción sexual diversa.

Al comparar los actuales datos con los de 2015, se ve un alza en el reconocimiento de identidad sexual gay y lesbiana, que pasó de 1,04% a 1,54%. No se trata, aclara Tomicic, que hay más gays o lesbianas, sino que más personas lo reconocen. “Esto no es un problema, es una característica de las personas, y lo que tenemos es la indicación de quienes ahora responden la pregunta. Eso ayuda a la visibilización, lo que permite darles un lugar social”.

Si bien el alza se podría atribuir a que las condiciones de aceptación social y apertura familiar y cultural han mejorado y, por tanto, las personas se atreven a identificarse como LGBT, “aún existe una cifra negra”, dice Martínez.

Además, la identidad sexual es un proceso, explica Tomicic, entonces, “es una foto de un momento, pero va cambiando, estudios hablan de una sexualidad fluida”.

Contar con esa información permite dejar de considerarlos “como minorías”, agrega Galaz. “Esa es una falsa dicotomía pensar en minoría y mayoría. ¿Qué es la mayoría heterosexual? Cuando dentro de lo heterosexual hay muchas prácticas diversas, que no se visibilizan, pero también hay personas distintas”.

Se visibiliza la realidad de personas históricamente estigmatizadas y discriminadas, dice Jaime Barrientos, director de Postgrados e Investigación Facultad de Psicología de la U. Alberto Hurtado. “La cifra es importante, no para saber si son muchos o pocos, sino porque así se establecen mediciones periódicas de parte del Estado, que le dan un reconocimiento institucional a la vida de personas gay, trans y lésbicas”.

Otros datos que entrega la encuesta sobre este grupo son el nivel de ingresos y educación. Los que se reconocen homosexuales tienen un ingreso promedio ($ 575.938) superior que los heterosexuales ($ 509.081) y bisexuales ($ 499.887). Los bisexuales y homosexuales también tienen más años de estudios, con poco más de 13 años frente al grupo heterosexual, que promedia 11,4 años.

#Ecuador| Asociación LGBT presenta proyecto legal para la inclusión laboral

La asociación LGBT, “Silueta X”, presentó este 24 de septiembre el proyecto de ley “Inclusión al trabajo por orientación sexual con énfasis en identidad de género”, que promueve la inserción laboral de estos grupos.

En un comunicado, indicó que el proyecto pretende eliminar la discriminación y la brecha con respecto al acceso de trabajo, y, además, representa la “solución a una problemática que hasta el momento el Estado ecuatoriano no ha resuelto”.

Basado en un estudio realizado en 2014 por elInstituto Nacional de estadística y Censos (INEC), en el cual también participó la Asociación Silueta X, apuntó que solo el 8 % de ecuatorianos pertenecientes al grupo LGBT se encuentran asegurados en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

El grupo LGBT, (Lesbianas, Gays Bisexuales, Trans e Intersexuales), presentó su proyecto de ley a la Defensoría del Pueblo en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste), institución nacional que promueve y protege los derechos de las personas.

Silueta X considera que la exclusión laboral es una “falla” del sistema social.

“Para la sociedad LGBTI, el acceder a una plaza de trabajo resulta una acción maratónica” más aún cuando son personas trans, intersex, quienes rompen el molde del estereotipo de género por la exteriorización de su identidad de género, añadió la agrupación.

Representantes de la sociedad civil asistieron a la presentación para conocer sobre dicho proyecto y también para aportar con ideas que puedan fortalecer la ley para presentarla posteriormente a la Asamblea Nacional.

La asociación afirma que en marzo de 2017 el presidente Lenín Moreno firmó un acuerdo con la población LGBTI para acceder a empleo, “sin embargo, no ha desarrollado políticas públicas”, indicó.

#Colombia| El panorama de las agresiones a la comunidad LGBT

las agresiones contra los LGBT se siguen presentando. Según un último informe de Derechos Humanos en ésta comunidad en Colombia, publicado por la fundación Colombia Diversa bajo el título ‘Entre el miedo y la resistencia’, durante el año 2016 se presentaron 333 agresiones contra miembros de dicho grupo. 

Como cabeza de Colombia Diversa, Marcela Sánchez reconoció que la idea de hacer estos informes anuales tiene que ver con la necesidad de evidenciar que un acto de discriminación es un acto de violencia, y que eso puede derivar en homicidios.

“Queremos garantías y que no se repitan situaciones de violencia, pues un tipo de violencia que se basa en lo que es la gente o en su sexualidad no tiene sentido”, manifestó.

Otro apartado importante del informe de Colombia Diversa es el de los homicidios de personas LGBT. Durante el 2016, la cifra fue de 108 muertes, dos menos que en el 2015, siendo los hombres gays (43) y las mujeres trans (27) quienes más fueron asesinados.

En cuanto a lugares del país, los que más padecieron este flagelo fueron los departamentos de Valle del Cauca y Antioquia: el primero registró 29 muertes y el segundo, 24.

Pedro Julio Pardo, director de Santamaría Fundación, ubicada en Cali, expuso que las agresiones que padecen las personas LGBT es multicausal, ya que, según él, tienen que ver con el poco respeto frente a la diversidad sexual, los problemas para aceptar lo que es diferente y la falta de garantías frente a los derechos de esa población.

Pablo Bedoya, historiador y experto en temas LGBT de la Universidad de Antioquia, explicó que la cultura antioqueña “funciona como dos sustratos. Uno es la vida cotidiana, en la que hay diversidad, pero al tiempo que se vive con eso, la sociedad no quiere reconocer públicamente la existencia de esa diversidad”.

Bedoya añadió que las cifras de agresiones y homicidios contra los LGBT dialogan claramente con las cifras de feminicidio, de violencia racista y contra habitantes de calle.

“Un tipo de violencia que se basa en lo que es la gente o en su sexualidad no tiene sentido”.

Según Colombia Diversa, de los 108 casos de homicidios que se registraron en todo el 2016, 36 habrían estado motivados por prejuicios hacia la orientación sexual o identidad de género de las víctimas.

Otros datos que se rescatan del informe es que se presentaron 49 amenazas contra población LGBT en el 2016, 7 líderes de esa comunidad fueron asesinados y se registraron 12 tentativas de homicidios.

#Argentina| Murió Cachita, protagonista del primer matrimonio de lesbianas

A los 75 años murió Ramona “Cachita” Arévalo, quien junto con Norma Castillo fueron en 2010 la primera pareja de mujeres en contraer casamiento en la Argentina y en Latinoamérica a través de un amparo judicial, antes de la sanción de Matrimonio Igualitario.

La militancia y la historia de ambas, al igual que las de las y los demás integrantes de la comunidad homosexual, le dieron impulso a la ley que ese mismo año fue sancionada en el Congreso y que permitió la igualdad de derechos civiles para las parejas de personas del mismo sexto.

Desde hace tiempo, “Cachita” padecía un problema cardíaco que la tenía a maltraer y a pesar del cual resistió el pedido de desalojo de la vivienda del barrio porteño de Parque Chas, donde junto con Norma abrieron un centro cultural, El Socavón.

Su fallecimiento fue confirmado por distintas organizaciones LGTB que agradecieron su militancia a favor de la igualdad y reconocimiento de derechos.

“Cachita” y Norma se conocieron en 1971. Ambas estaban casadas con hombres que eran primos entre sí. Comenzaron a conocerse y mantuvieron su relación a escondidas. Veinte años después, el fallecimiento del marido de Norma y la separación se Ramona les abrió las puertas para visibilizar su amor y comenzar a militar por el reconocimiento de las parejas lesbianas y gays.

El casamiento de ambas, frente a la jueza porteña Elena Liberatori, se concretó en agosto de 2010 y tuvo lugar el mismo día en que se casaron Damián Bernath y Jorge Salazar, la segunda pareja gay contraer matrimonio. El primero había sido el de Martín Canevaro y Carlos Alvarez. Ambas parejas habían llegado a esta instancia luego de que la jueza Gabriela Seijas hiciera lugar al amparo que presentaron.

#Mexico| Policía de la CDMX actualiza protocolo para atender a personas LGBT

Luego de cinco años de que se publicara el Protocolo de Actuación Policial para la Preservación de los Derechos de las Personas Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México lanzó este jueves las actalizaciones a dicho documento con el fin de procurar el trato digno de las personas LGBT y evitar que sus derechos humanos sean violados en procesos judiciales.

El documento fue avalado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal después de sostener una reunión con activistas en agosto de este año.

El documento final fue revisado y aprobado por diversos activistas LGBT que son integrantes de organizaciones civiles como Casa de las Muñecas Tiresias, Red de Juventudes Trans, Tercera Cara de la Moneda Trans, Transformando Mentes, Lucha y Fuerza Trans, ProDiana, entre otras.

Finalmente, el protocolo fue publicado este viernes 28 de octubre en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, por lo que los lineamientos ya han entrado en vigor.

Raymundo Collins, secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, explicó que el objetivo central es que los nuevos lineamientos sirvan para evitar abusos policiacos, actos de extorsión o intimidatorios por parte de los elementos de seguridad  en contra de las personas LGBT.

En mayo de 2013, en el marco del Día Internacional de Lucha contra la Homofobia, la Secretaria de Seguridad Pública emitió la primera versión de este protocolo, cuya finalidad era brindar un trato respetuoso y digno a la ciudadanía “sin importar su preferencia sexual e identidad de género”.

Con información de Animal Político y Huffington Post.

#Taiwan| Miles de personas participan en desfile LGBT

Taipei –

Decenas de miles de personas se reunieron en la capital de Taiwán este sábado para el desfile del orgullo gay anual de la ciudad, previo a los referendos del próximo mes que determinarán si los matrimonios entre personas del mismo sexo serán reconocidos.

Por primera ocasión en Asia, la Corte Constitucional de Taiwán dictaminó a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo en mayo de 2017, lo que puso fin a una campaña de un año de los defensores de derechos de homosexuales en una de las democracias más liberales del continente. Las autoridades tuvieron dos años para promulgar o modificar leyes relevantes, de no hacerlo a las parejas homosexuales se les podría reconocer el matrimonio al presentar un documento escrito.

Pero poco se ha avanzado en la implementación del fallo de la corte. Mientras tanto, los que están a favor y en contra de los derechos homosexuales han organizado referendos que se llevarán a cabo al mismo tiempo que las elecciones locales del 24 de noviembre.

Los organizadores calcularon que 130.000 personas participaron en el desfile de este sábado en Taipéi, la marcha del orgullo gay más grande en Asia.

Wang Zi, de 35 años de Pekín, dijo que apoya a Taiwán por ser un pionero en la igualdad de género y el matrimonio del homosexual en Asia.

“No debería haber límites cuando se trata del amor y el sexo”, dijo Wang. “Apoyo esto. Aunque no pueda participar en el referendo, apoyaré a Taiwán con toda mi fuerza”. (I)

#EEUU| Matthew Shepard: El brutal asesinato de un joven gay que cambió a Estados Unidos

Hace dos décadas, la muerte de un estudiante gay que fue torturado y atado a un cerco en una pradera de Wyoming conmovió a Estados Unidos. Ahora que las cenizas de Matthew Sheparddescansan en la Catedral Nacional de Washington D.C., quienes lo conocieron reflexionan sobre su legado.

Judy y Dennis Shepard reconocieron a su hijo por los aparatos que llevaba en los dientes.

Estaba sobre la cama de un hospital, con “vendas y puntos de sutura por toda la cara”, dice Judy, “y vendas alrededor de su cabeza, donde el último golpe había aplastado su tallo cerebral”.

“Los dedos de sus manos y de sus pies ya estaban contraídos en una posición comatosa. Y los tubos que tenía por todas partes le permitían a su cuerpo seguir con vida”.

“Uno de sus ojos estaba parcialmente abierto de modo que podías ver sus ojos azules. Y podías ver sus aparatos, así que claro que era Matt”.

“Su cara estaba hinchada, realmente era irreconocible hasta que te acercabas más”.

ADVERTENCIA: Este artículo contiene lenguaje que puede resultarle ofensivo a algunos lectores.

Dos noches antes, el 6 de octubre de 1998, Matthew Shepard había entrado solo en un bar de la ciudad de Laramie.

El estudiante de primer año de la Universidad de Wyoming era abiertamente gay. Acababa de reunirse con un grupo de amigos para planear la semana de conciencia sobre el colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales (LGTB) que se celebraría en el campus.

Pero no los pudo convencer de acompañarlo a tomarse una cerveza después.

En el local Fireside Lounge, el joven de 21 años acabó conversando con dos obreros que instalaban techos, Russell Henderson y Aaron McKinney, de la misma edad que él.

Ambos vieron a Matthew, de 1,58 metros y complexión delgada, como una presa fácil.

El alguacil del condado de Albany, Dave O’Malley, quien lideró la investigación del caso, afirma: “En su propia declaración, McKinney dijo que él y Russell fueron al baño del bar Fireside y planearon actuar como si fueran gays para ganarse la confianza de Matthew.

“Así que el tema de su orientación sexual estuvo ahí desde el comienzo del contacto”.

Los asesinos le dirían luego a la policía que planearon atraer a Matthew hasta la camioneta de McKinney para poder robarle.

Una vez en el vehículo, McKinney sacó un arma, le pegó a Shepard y le quitó su billetera, en la que había US$20.

Se alejaron en carro hasta un kilómetro del pueblo a través de un camino de tierra que terminaba en una rocosa pradera con maleza y pasto.

Henderson usó la cuerda de un tendedero para atar a Matthew a una cerca hecha con troncos.

McKinney empezó a golpear a su rehén ferozmente con la culata del arma.

O’Malley afirma que el estudiante fue “golpeado en la cabeza y la cara entre 19 y 21 veces con la parte trasera de un revólver Smith and Wesson muy grande”.

“La única vez que he visto esas lesiones tan dramáticas fue en accidentes de tráfico de alta velocidad, donde el cráneo tiene fracturas por una compresión extremadamente violenta”.

McKinney y Henderson robaron los zapatos de charol de su víctima y lo dejaron agonizando.

Permanecería 18 horas atado a esos troncos y expuesto al frío.

La noche siguiente, un adolescente que se había caído de su bicicleta de montaña se fijó en lo que pensó era un espantapájaros caído o un disfraz de Halloween.

Hasta que se dio cuenta de que era una persona.

La policía Reggie Fluty acudió a la escena.

De pie en el mismo lugar, la antigua agente recuerda ahora: “Matt estaba con la espalda apoyada y sus brazos detrás de él. Daba respiros largos y espaciados”.

“Pensé que era mucho más joven porque era tan bajito”.

Fluty -de 57 años y ya fuera de servicio- intentó abrir la boca de Matthew para que pudiera respirar mejor. Pero estaba firmemente cerrada.

Recuerda que intentó revivirlo diciéndole: “Pequeño, aquí estoy. Vas a estar bien, aguanta, no te rindas. Vamos, tú puedes”.

Hoy, la cerca ha desaparecido. La antigua escena del crimen es un campo barrido por el viento, con algunos cactus esparcidos y huellas de antílopes entrecruzadas.

No hay nada que indique que este sea el lugar donde ocurrió la agresión letal que cambió a Estados Unidos.

Matthew no solo tenía el bulbo raquídeo aplastado, sino también fracturas de los golpes del .357 Magnum de McKinney.

Sus padres viajaron a toda prisa hasta el hospital del Estado de Colorado desde Arabia Saudita, donde Dennis Shepard trabajaba como inspector de plataformas petrolíferas.

Su hijo nunca recuperó la consciencia. Murió cinco días después del ataque.

La forma en la que fue asesinado, que el diario estadounidense “The New York Times” comparó con la costumbre occidental de clavar un coyote muerto a una cerca para advertir a los intrusos, indignó al país.

Dos días después del fallecimiento de Matthew, políticos y celebridades se reunieron en las escaleras del Capitolio de Estados Unidos para participar en una vigilia multitudinaria.

El presidente, Bill Clinton, acusó a los atacantes de estar “llenos de odio o llenos de miedo o ambos”.

En todo el país, se encendieron velas en vigilias similares.

Matthew Shepard murió a la vez que se cerraba una etapa cultural de inocencia -para algunos, de dichosa ignorancia- para los millennials de Estados Unidos.

Internet comenzaba a expandirse en los hogares del país. Dos meses atrás, el presidente había admitido una aventura amorosa con una becaria de la Casa Blanca.

El autoproclamado “Anticristo Superstar”, Marilyn Manson, lideraba las listas de los temas más escuchados. Faltaban siete meses para que ocurriera la masacre en la escuela Columbine.

En esa época, pocos podían imaginar -menos aún los padres de Matthew– que la gente todavía hablaría de él hoy en día.

Una colección de sus pertenencias -donada por su familia- acaba de ponerse en exhibición en el Museo Nacional de Historia Estadounidense del Instituto Smithsonian, en Washington D.C.

Sus trabajos escolares, guiones de teatro, fotos y sandalias se encuentran entre los objetos expuestos.

Sus restos fueron enterrados este viernes en la Catedral Nacional de Washington, el hogar espiritual del país.

Shepard permanecerá en la cripta del edificio neogótico junto a los restos del ex presidente Woodrow Wilson, la académica pionera ciega y sorda Helen Keller, y el oficial de la marina del siglo XIX George Dewey.

Se trata de un honor que no se ha concedido ni al mártir gay Harvey Milk, el político de San Francisco asesinado en 1977.

En las oficinas de la fundación por los derechos del colectivo LGTB del centro de la ciudad de Denver, Judy Shepard, de 66 años, intenta contener las lágrimas.

Ya había predicho que la ceremonia del viernes sería más emotiva para ella que el funeral porque después de la muerte de su hijo se sintió muy “insensible”.

Entonces, el funeral se celebró entre copos de nieve en el pueblo de la familia, en Casper, en Wyoming. Fue el 16 de octubre de 1998 y tuvieron que padecer una manifestación organizada por un predicador de Kansas contrario a los homosexuales.

El reverendo Fred Phelps de la Iglesia Bautista de Westboro y sus fieles, entre ellos sus hijos, sostenían pancartas con insultos homofóbicos y le gritaban a los asistentes que el estudiante estaba ardiendo en el infierno.

Dennis Shepard, de 69 años, recuerda que las autoridades le hicieron ponerse un chaleco antibalas antes de salir de la iglesia episcopal, que había sido rastreada por perros antiexplosivos.

Equipos SWAT (siglas en inglés de armas y tácticas especiales) se ubicaron al frente y detrás del edificio y francotiradores subieron a los techos.

Hasta ahora, la pareja había conservado en casa la urna con las cenizas de su hijo, en parte, porque les preocupaba que su tumba fuera profanada.

Judy dice: “Es un gran alivio para nosotros saber que estará a salvo y protegido por siempre”.

Recuerda que, de pequeño, Matt siempre le preguntó: “¿Crees que alguna vez seré famoso?”

“Supongo que sí llegó a serlo”, añade.

La pareja recuerda cómo no le dieron importancia cuando, de adolescente, Matthew les confesó que era gay, ya que ellos lo habían adivinado por su cuenta.

En el momento de su muerte, afirma Judy, el joven estaba intentando salir adelante después de haber sido agredido sexualmente durante un viaje de estudios a Marruecos. Allí, fue violado por un grupo de gente de la zona.

Su madre dice: “Nosotros sentíamos que él por fin estaba volviendo a ser él mismo. Y… luego pasó esto”.

Shepard estaba estudiando ciencias políticas y soñaba con trabajar como diplomático para el Departamento de Estado.

Su familia tiene sentimientos encontrados respecto a que sea venerado, ya que creen que él estaría incómodo con ser considerado una especie de “ícono perfecto”.

Judy señala que su hijo no fue encontrado en la cerca en una pose de crucifixión, como se publicó erróneamente en su momento.

files/crop/uploadsfiles/crop/uploads-
Wyoming -que tiene casi tantos antílopes americanos como personas (alrededor de medio millón de residentes)- es un núcleo rural y conservador.

El asesinato de Shepard avivó la percepción de que los estados “vaqueros” y del centro del país eran una zona peligrosa para los gays.

Pero en su oficina de la ciudad de Cheyenne, el abogado de McKinney, Dion Custis asegura de que se trató de un robo que salió mal, aunque reconoce que la orientación sexual fue un factor.

“Ellos [McKinney y Henderson] básicamente eran una especie de par de niños perdidos”, afirma, “que consumían metanfetamina a diario, al menos semanalmente durante un largo periodo de tiempo”.

“La gente que usa metanfetamina, los consumidores crónicos, pierden la habilidad de racionalizar y [tienen] todo tipo de problemas mentales”.

Sin embargo, la propia retórica antigay de McKinney lo condena ante la opinión de otros.