10 prácticas sexuales que no transmiten el VIH

1. Frotagge. El frotamiento es una práctica sexual en la que las personas rozan cualquier parte de su cuerpo con las de otra u otras personas con la intención de obtener placer. En el frotagge también se incluyen el contacto entre genitales pero no se práctica la penetración pene-ano, pene-vagina y pene-boca.

La ausencia de penetración evita la transmisión del virus, ya que de manera sexual el VIH sólo se transmite a través del intercambio de fluidos como semen, sangre y líquido pre-eyaculatorio.

No obstante, el contacto de la piel con los genitales podría transmitir otras infecciones de transmisión sexual, como el herpes. Para reducir riesgos puedes usar ropa mientras realizas los frotamientos o utilizar condón o barreras de latex.

2. Sexo oral. De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos , las posibilidades de que una persona adquiera el VIH a través del sexo oral son muy bajas. El tipo de sexo oral más riesgoso es boca-pene, pero el riesgo continúa siendo significativamente bajo en comparación con la penetración anal y vaginal.

Las probabilidades aumentan cuando quien realiza la felación tiene heridas bucales, ya que el virus podría ingresar al organismo a través de esas pequeñas fisuras. Otras ITS, como la sífilis, el herpes, la gonorrea y la clamidia, sí se pueden transmitir por este medio.

Para reducir riesgos utiliza condón o barreras de latex.

3. Beso negro. El anilingus es la estimulación del ano con ayuda de la lengua y los labios, existe una variante llamada “El Colibrí”, la cual consta en insertar lo más profundo posible la lengua en el ano de una persona.

Estas prácticas no implican ningún riesgo para contraer el VIH; sin embargo, se puede transmitir la hepatitis A y B, parásitos intestinales y bacterias. Para reducir riesgos utiliza barreras de latex en el momento de la estimulación.

4. Conversaciones sexuales. Se trata de conversaciones eróticas, se pueden narrar confesiones, vivencias o plantear discusiones sobre temas sexuales que implican a los participantes, incluso la conversación puede constar sólo de jadeos o gemidos.

El intercambio de palabras puede hacerse de forma presencial, a través de una llamada telefónica, con ayuda de cámaras web o a través de aplicaciones y sitios de internet que permitan establecer contacto con otras personas conocidas o desconocidas. Como no hay contacto corporal, y se trata de una práctica virtual, la posibilidad de contraer VIH es nula.

5. Fist Fucking. También es conocido como fisting, consta en introducir completamente el puño en el ano o la vagina propios o de otra persona. Como no hay intercambio de fluidos, las posibilidades de adquirir el virus son nulas.

Debes tener en cuenta que esta práctica sexual es considerada extrema, debido a que si no se realiza con las medidas necesarias se pueden padecer heridas o desgarres. Además, las posibles lesiones ocasionadas en el ano incrementan el riesgo de adquirir el VIH en futuras prácticas sexuales sin preservativo.

Para reducir riesgos utiliza guantes, lubricante y prepara la zona mediante estimulación previa. Evita utilizar cremas insensibilizadoras, ya que podrías sufrir u ocasionar un daño sin que ninguna de las partes se dé cuenta.

6. Bondage. Se trata de una práctica en la que se inmoviliza el cuerpo de una persona con ayuda de cuerdas, esposas, mordazas, cintas, cadenas o cualquier objeto que permita eliminar la movilidad. El bondage se relaciona con otras prácticas provenientes de la cultura sadomasoquista.

Al tratarse de un práctica de estimulación del dolor y de la vista que no implica el intercambio de fluidos, los riesgos de contraer el VIH no existen. Recuerda que esta actividad requiere del consentimiento de quienes están involucrados y necesita de una gran comunicación que logre establecer límites, mismos que todas las partes deben respetar.

7. Juegos de dominación y sumisión. Inscritos en el sadomasoquismo, estos juegos se realizan con el fin de obtener placer al someter o ser sometidos, pueden incluir el bondage, latigazos, golpes y asfixia. Sin embargo, las posibilidades de adquirir VIH se ven relacionadas con la intensidad de los juegos y el contacto con la sangre proveniente de las posibles heridas causadas.

Puede reducirse el riesgo utilizando guantes de látex, condones y barreras de protección o se pueden limitar o evitar las heridas y la frotación corporal con ellas.

8.- Golden shower. Es la acción de orinar encima de una o varias personas o de ser orinado. Debido a que no hay presencia del virus en la orina, no existen riesgos de adquirir el VIH, incluso si gustas de beberla.

Si deseas realizar esta práctica, procura que se trate de algo consensual, bebe mucha agua y disfruta.

9.- Masturbación mutua. Masturbar a otras personas y que éstas te masturben a ti no implica riesgos en la adquisición del virus debido a la falta de contacto directo con fluidos corporales.

10.- Penetración con condón. El sexo penetrativo con condón es una práctica sexual que no implica riesgos en el contagio del VIH, siempre y cuando el preservativo, en cualquiera de sus presentaciones, sea utilizado de forma correcta. Este tipo de actos incluye la penetración pene-ano, pene-vagina y pene-boca.

Recuerda que la sexualidad no es solo penetración, las formas en las que obtenemos placer pueden ser variadas e incluso poco convencionales, pero no por eso involucran una anomalía ni dejan de ser parte de nuestra sexualidad.

Si deseas saber más sobre el VIH, te recomendamos visitar las páginas del Grupo Trabajo Sobre Tratamientos de VIH, deONUSIDA, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, de la Organización Mundial de la Salud y de Telsida.

Imagen de cabecera propiedad del ilustrador Joe Phillips. Ilustraciones en el cuerpo del texto tomadas de Profound Bondage.

#Ecuador| @NicolasMaiques de “La Trinity” es #gay

Nicolás Maiques (36) logró construir una importante carrera actoral. La popularidad que obtuvo por su participación en Floricienta le dio la posibilidad de trabajar en el exterior. A principios de 2017, fue convocado para sumarse al elenco de la serie italiana Dalia de las hadas. Y en junio pasado, se fue a vivir a Ecuador para protagonizar la ficción La Trinity.

Este periodo le sirvió para reflexionar sobre su vida y se dio cuenta de que tenía ganas de hablar sobre su condición sexual, que por muchos años mantuvo oculta por miedo. “En estos meses que viví en Ecuador, tuve mucho tiempo para pensar y me di cuenta de que toda la vida tuve mucho miedo a que me preguntaran si soy gay, porque la respuesta era sí. Me di cuenta de que yo no era libre ni verdadero porque evitaba contarlo”, dijo en una entrevista con Pronto, a dos semanas de regresar al país.

“Me discriminaron tanto pero tanto durante toda mi vida que me reprimí. Desde chiquito siempre me gustaron los juegos que tienen que ver con lo femenino, me llevaba mejor con las mujeres y me sentía muy incómodo con los varones. Nunca me gustó jugar a la pelota, entonces me tildaban de raro”, explicó Maiques. “En otras entrevistas conté que sufrí bullying, pero no me animaba a decir que era por mi sexualidad. Mis compañeros de colegio me decían puto, trolo, marica, balín, tragasable, todos los días de mi vida. Desde la primaria hasta que terminé el secundario”, agregó.

El actor, que también es músico y productor, no habló con nadie sobre este tema hasta que a los 19 años se enamoró por primera vez: “Me enamoré violentamente de un chico. Estábamos todo el tiempo juntos, salíamos los dos solos. Era un vínculo asexuado, pero parecíamos una pareja. Sentí que tenía que hablar de mi sexualidad en un lugar seguro, así que lo hablé en terapia“.  Tampoco la pasó bien cuando decidió contarle a su amigo lo que sentía: “Fue un desastre. Me dijo de todo, me insultó de arriba a abajo y nunca más tuve vínculo con él. Justo me fui a vivir a España y me vino bien alejarme y despejarme”.

Más tarde, se animó a hablarlo con su entorno más cercano, primero se lo confesó a una amiga y luego a su familia. Sus padres, Celia y Rodolfo, se lo tomaron bien y siempre lo apoyaron, pero la situación fue diferente con su hermano mayor Guillermo: “Me recontra discriminó, me hizo mierda. Era muy homofóbico y me molestaba tanto en el colegio como en mi casa. Era terrible, pero mis papás no lo veían. Recién a los 20 años, generé vínculo con él porque se puso de novio con una chica divina que era súper abierta. Ahora nos llevamos bien, pero fue muy difícil”.

Maiques se volvió a enamorar y a los 24 años tuvo su primera relación formal: “Duré dos años y me separé. Tuve muchos intentos fallidos porque me metía en chats para conocer chicos, pero no me animaba a subir mi foto porque trabajaba en los medios y no quería exponerme. Era muy limitado lo mío: tampoco me permitía conocer a alguien en un boliche porque tenía miedo de que me sacaran una foto”.

Más allá de haber tenido mala experiencias en el amor, Nicolás no pierde las esperanzas de tener una relación estable: “Hace varios años que estoy soltero. Me encantaría estar en pareja, compartir mi vida con alguien, formar una familia. No sé si necesariamente tiene que ver con un hijo, pero sí con una pareja estable”.

#EEUU|Niño causa revuelo al fundar “El primer club infantil de travestis”

Los clubes de esta índole no son nada nuevo en la ciudad de Nueva York, pero a un niño de 10 años acaba de fundar el primer “drag-club” para niños.

Desmond Napoles de Brooklyn en la ciudad de Nueva York es más conocido por su nombre de drag, Desmond is Amazing.

Aunque todavía es bastante joven, expresó desde temprana edad su interés en vestirse de drag (travesti) como un niño pequeño y se ha convertido en una especie de celebridad en el lugar.

El menor está convencido de que hay más niños ahí afuera como él.

Así que ahora, el joven está lanzando  “Haus of Amazing”, el “primer y único drag club para niños”, donde no se permiten adultos.

                          Viste: Desmond comenzó a vestirse como un niño pequeño y comenzó a usar vestidos de seis años

La historia de Desmond

Cuando Desmond era más joven, él se ponía sábanas y toallas como vestidos y pelucas, y subía y bajaba por el pasillo con los tacones de su madre.

A los cinco años, le gustaba jugar con trenes de juguete, mapas, videojuegos y Barbies.

Intérprete natural: Desmond ha aparecido en un video musical con RuPaul y también ha participado en el New York Gay Pride desde 2015

Pero cuando tenía seis años, un disfraz de Elsa de Frozen lo cambió todo, y Desmond comenzó a pedirles disfraces o vestidos de princesa a sus padres cuando salían de compras.

Admitiendo que les preocupaba cómo otras personas podrían percibir a su hijo, los padres del menor consultaron con un terapeuta para que les aconsejara qué hacer.

          Mucho tiempo atrás: comenzó a vestirse de drag como un niño de seis añosMucho tiempo atrás: comenzó a vestirse de drag como un niño de seis años

El terapeuta les dijo que el mejor curso de acción era “no hacer nada”, y dejar que Desmond se desarrollara de forma natural y explorar sus propios gustos.