#Rusia|Habla la primera víctima de la purga de homosexuales: “Estaba seguro de que iban a matarme”

Le secuestraron, le torturaron y pasó 12 días en una celda empapada de sangre en Chechenia

Cuando Maxim Lapunov llegó a Chechenia en 2015, no imaginaba que se encontraba a dos años de vivir el episodio más terrible de su vida.

Siendo abiertamente gay, nunca había temido por su vida en su Siberia natal. Pero en la república rusa de Ramzan Kadyrov cayó en la purga de homosexuales que este año llenó las portadas de los periódicos de todo el mundo. Fue secuestrado, pasó casi dos semanas en una celda empapada de sangre y fue víctima de torturas.

“Me pegaban gritándome que era gay y que la gente como yo debería estar muerta. Me ponían una bolsa de plástico en la cabeza cada vez que me sacaban de la celda. Me pegaban violentamente en las piernas y en los brazos. Cuando me marché de Chechenia apenas podía arrastrarme”, recuerda Lapunov.

A los 12 días fue liberado con la condición de que nunca hablara de aquella brutalidad.

Le resultó imposible.

Ahora, su sentido de la justicia le ha convertido en el primer superviviente de esta persecución en hablar públicamente en Rusia. “El único cargo por el que me acusaron fue ser gay. Estaba seguro de que iban a matarme, me estaba preparando para eso”, lamentó en una rueda de prensa.

Fue en abril cuando el diario ruso Novaya Gazeta sacó a la luz lo que muchos activistas de derechos humanos habían estado sospechando: la república del Cáucaso del Norte estaba castigando a hombres por tener una forma de amar distinta. 100 habían sido secuestrados y tres de ellos podrían haber sido incluso asesinados. Cuando parecía que la situación no podía ser más terrible, a los pocos días el panorama se agravó: muchos estaban siendo torturados en campos de concentración al estilo nazi.

A pesar de que Tanya Lokshina, de Human Rights Watch (HRW), admitió que su organización no ha podido confirmar el número de fallecidos, la hostilidad de las autoridades chechenas contra la comunidad LGTBI no descartan esta posibilidad. “Son demonios, son unos vendidos, no son humanos… que sean maldecidos por lo que cuentan de nosotros. De igual manera responderán ante Dios por ello”, dijo Kadyrov en una entrevista HBO.

Anteriormente Rusia fue condenada internacionalmente por no investigar ni frenar este hostigamiento. Pero no ha ocurrido nada. Como denunció en la rueda de prensa Igor Kalyapin, del Comité para Prevenir la Tortura: “en ruso simple, no ha habido investigación”. Y eso no otorga ni un ápice de consuelo a Lapunov. “Quiero pedirle al Gobierno que investigue, porque todos somos personas y todos tenemos derechos”.

A pesar de que el país se encuentra en el punto de mira de la comunidad internacional, aún no hay ningún homosexual que esté a salvo en territorio checheno. Tanto las autoridades locales como los propios familiares son capaces de cometer “asesinatos por honor”. “Nadie sabe si vuestro hijo o hija podría ser el siguiente”, sentencióLapunov.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s