#España| Duquesa de Alba de Tormes: “Si mi hija fuera #lesbiana no tendría ningún problema”

Posar para esta publicación le hacía ilusión a la hija de la duquesa de Alba: “Shangay es una revista en la que me apetece estar”, reconoce. Y no es Eugenia Martínez de Irujo una persona que se prive de caprichos, que para eso nació hace 49 años rica, de noble cuna y para colmo fue la pequeña de seis hermanos. Por eso es de hacer lo que le salga de la peineta, como dicen en la entrevista que recogemos.

Según publica Informalia, sobre el mundo LGTB, como cabe esperar de quien ocupa la portada de Shangay y les concede una entrevista, se muestra empática y cercana: “Yo es que lo veo con toda naturalidad”, repite. “Antes, en los colegios, lo de los padres separados chocaba mucho. Y lo del mundo gay, pues igual. ¡Que cada uno haga lo que quiera! Hoy en día, lo raro es que no se acepte con naturalidad”, comenta la duquesa de Montoro a su entrevistador.

fashion style

Eugenia sin embargo recalca su inclinación heterosexual pero, preguntada por si le importaría que por ejemplo su hija fuera homosexual, lo tiene claro: “No tendría ningún problema. Absolutamente ningún problema: cero. Para nada”, responde categórica.

El número en el que aparece Eugenia está dedicado a la gastronomía y la pregunta es obligada. La aristócrata le confiesa a Nacho Fresno, su interlocutor y subdirector de la revista, que no es fan de la comida pija (ella no lo dice así), si no más bien de los platos de toda la vida: “Soy de tasca total”, afirma. La ex de Francisco Rivera reconoce que le encanta comer pero que “siempre, siempre, siempre”, tiene cuidado a la hora de elegir qué se lleva a la boca: “Yo era muy gordita de pequeña y además soy muy pequeñita, a pocos kilos que coja se me nota mucho. Pero, aparte, me siento mucho mejor comiendo sano que con grasas. Casi siempre como en casa, rara vez fuera, y lo tengo fácil, soy de ensaladitas, me encanta la verdura. Poca fruta, eso sí. La de verano más, pero la de invierno me da más pereza. El tomate me apasiona. Lo como y lo ceno todos los días. Los quesos también, pero intento evitarlos”, confiesa en la revista.

Explica también que era anti redes sociales pero que se subió al carro de Instagram por cuestiones relacionadas con su trabajo como diseñadora para Tous. “Me he enganchado a saco. Solo tengo Instagram, ni Facebook ni Twitter”, comenta. No hay preguntas sobre la polémica en la que se han visto implicados sus ‘jefes’ por culpa del independentismo, y Eugenia se limita a agradecer la lealtad de la empresa de bisutería catalana, con la que lleva dos décadas: “Es la relación más larga que he tenido”, bromea refiriéndose a su contrato con la marca. Curiosamente, a continuación dice que ella no es de marcas, y que prefiere los mercadillos, como los que recorre con su hija Tana. “No soy nada de marcas. Compro mucho en Mango, que está fenomenal de precio y hay cosas monísimas. Y no, no soy de irme a marcas importantes, con lo cual tampoco gasto mucho. Lo que sí soy es caprichosa y, si me gusta algo, me lo compro”, admite. Eugenia dice muchas más cosas y concede un reportaje gráfico precioso. Lo mejor es leer la entrevista completa en Shangay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s