Matrimonio Homosexual en México con trabas

Si una pareja de hombres o mujeres se quiere casar en México, lo puede hacer. El problema es que solo en 12 de las 32 entidades se puede llleva a cabo esto sin la necesidad de interponer un amparo que se beneficie de la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la inconstitucionalidad de limitar el matrimonio en los códigos civiles a un hombre y una mujer.

Por lo mismo, en el país la comunidad LGBT aún no goza de los mismos derechosen el tema del matrimonio. Para que la equidad se vuelva una realidad, se necesita del apoyo de los partidos en legislaturas locales que modifiquen los códigos civiles faltantes y que haya presión desde las cúpulas federales.

Ante el proceso electoral al que nos enfrentaremos el próximo año, la postura de los candidatos a la presidencia marcará la agenda política de cada coalición, y permeará mediante la plataforma política al resto de la estructura.

¿Dónde están parados en el tema los principales precandidatos a gobernar el país?

Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES)

El ex jefe de gobierno del Distrito Federal no es un aliado de la comunidad LGBT, pese a que el partido que fundó cuenta con una Secretaría de la Diversidad Sexual y ha buscado impulsar reformas a los códigos civiles para legalizar el matrimonio igualitario.

En 2001, al inicio de su administración en la capital, se presentó la Ley de Sociedades de Convivencia que, si bien no legalizaba el matrimonio entre personas del mismo sexo, proveía de protecciones legales a las parejas. Sin embargo, López Obrador bloqueó activamente su aprobación; fue hasta después de que su capital político cayó al perder las elecciones de 2006 que el PRD capitalino apoyó la iniciativa en el congreso local.

Desde su segundo intento por llegar a la presidencia ha repetido que temas “controversiales” como el aborto y matrimonio igualitario serán sometidos a consulta popular. Esta postura es preocupante por dos motivos: muestra que es incapaz de tomar decisiones importantes y necesarias, aunque tal vez impopulares; y olvida que los derechos humanos simplemente se reconocen, no se someten a consulta.

Lo más preocupante es su alianza con el Partido Encuentro Social el cual en sus documentos básicos menciona que sus integrantes creen solamente en el matrimonio “como la unión de dos personas del sexo complementario”. En septiembre del 2016, cuando organizaciones civiles convocaron a “marchas por la familia” en todo el país, el partido respaldó su apoyo a la libre manifestación de los ciudadanos aunque no la apoyó de manera directa.

Ricardo Anaya (Por México al frente)

El Frente es la coalición política más incongruente en la historia del país; el partido conservador va de la mano con el partido responsable de hacer a la capital la entidad más progresista del país.

Al final en esta alianza se impuso la ideología de Acción Nacional. Sus miembros incluso alardearon que temas como el matrimonio igualitario y el aborto quedarían fuera de la plataforma política con la cual competirán en 2018.

Como presidente del PAN el hoy precandidato dijo que respeta la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la inconstitucionalidad de negar el acceso al matrimonio a cualquier pareja. Pero cuando el presidente Peña Nieto presentó la iniciativa para garantizar el matrimonio igualitario a nivel nacional le recriminó tocar un tema “que divide a las familias mexicanas”. Posteriormente dijo que toda legislación sobre el tema se revisaría “a la luz de los principios de los grupos parlamentarios”.

Margarita Zavala (Independiente)

La ex diputada federal plurinominal, al igual que su rival panista, se dice respetuosa de la jurisprudencia de la Suprema Corte, pero advierte que sus creencias religiosas la llevan a defender el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer.

En otras ocasiones ha dicho que la legislación sobre el matrimonio depende de los legislativos locales y si estos aprueban la unión entre personas del mismo sexo, los ejecutivos deben aceptarlo. Pero también recientemente dijo que “la ley tiene que respetar las creencias religiosas del pueblo”, afirmación a todas luces ridícula.

Jaime Rodríguez “El Bronco” (Independiente)

El gobernador de Nuevo León recientemente dejó muy en claro lo que piensa sobre el tema:

“Creo en el principio de la familia. Creo en el matrimonio, no en las otras zonceras; no creo en las otras cosas. El matrimonio es hombre-mujer, punto; si alguno de ustedes cree lo contrario convenza a la sociedad, yo no”.

En alguna ocasión también realizó comentarios que rayan en el “no soy homofóbico porque tengo amigos gays”:

“No me gusta la exageración en ese tema. Tenemos que dar buenos ejemplos a nuestros hijos. Yo puedo tener un hijo gay, puede salirme alguien, hermano, hermana, primo, pero como gobernador debo poner un buen ejemplo. Yo tengo muchos amigos gays y yo les he dicho que no tienen necesidad de hacer la exageración que hacen a veces para generar una simpatía”.

Sin embargo, a su muy peculiar modo dijo que respetará lo que diga la ley:

“Pues que se casen, ya se pueden casar en Saltillo. No estoy de acuerdo en la adopción, eso sí es contra natura. Aquí voy a ser como el juez de mi pueblo, allá en Pablillo. Tengo que hacer lo que la ley diga“.

José Antonio Meade (PRI-PVEM-Panal)

Pese a que es sabido que el cinco veces secretario federal es católico, sus declaraciones en torno al tema siempre han sido institucionales, nunca personales. Por lo tanto, el enfoque que tendrá su campaña en torno al tema no es clara.

Como funcionario de la administración peñista se sumó a las acciones institucionales en las conmemoraciones anuales del Día de la Lucha contra la Homofobia, en la que pintó su avatar con la bandera de arcoíris y tuiteó a favor de un “México incluyente y #SinHomofobia”. Y cuando Peña Nieto presentó la iniciativa a favor del matrimonio igualitario mencionó que la Secretaría de Desarrollo Social, en la cual se encontraba en ese momento, ajustaría su marco jurídico para dar apoyos sociales a todas las familias sin importar su modelo, una vez que se aprobara la reforma.

Sin embargo, quedan dudas de si el Partido Revolucionario Institucional tomará el estandarte progresista, especialmente luego de que los legisladores mataron la propuesta presidencial sobre matrimonio igualitario y la culparon de los malos resultados electorales del año pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s